Ampar Invernadero, un proyecto de alumnos de preparatoria de Universidad ETAC campus Tlalnepantla, fue una de las ideas emprendedoras que lograron llegar a Desafío Aliat. Ana Luisa Cruz Piña, directora general, fue la encargada de afinar el modelo de negocio y presentar el proyecto ante los jurados del concurso.

Esta iniciativa, explicó Ana, busca fomentar el cuidado de especies de plantas que están en peligro de extinción.

“Deseamos que las futuras generaciones puedan conocer las especies que nosotros conocemos ahora, por eso Ampar tiene el objetivo de concientización sobre la importancia y beneficios que tienen las planta que están en peligro de extinción”, explicó.

Asimismo, el proyecto busca tener un invernadero en donde las personas puedan adoptar una planta y cuidarla hasta que pueda devolverse al ecosistema al que pertenece y así garantizar su permanencia en el planeta.

Ganamos experiencia y conocimientos

A pesar de que no fue el proyecto ganador, Ana Luisa comentó que se lleva mucho de todo este proceso, pues aprendió a expresar sus ideas de mejor manera ante un público y a cómo estructura todo un proyecto para emprender.

“Llegar hasta acá, nos impactó muchísimo. Nos demostró que podríamos llevar este proyecto escolar a un nivel mucho más alto. Independientemente de si continuamos con Ampar o no, creemos que fue la mejor manera de cerrar nuestra etapa de preparatoria”.

Asimismo, comentó que la idea nació de un proyecto escolar, el cual consistía en cómo crear una empresa. Así es como se les ocurrió hacer un invernadero y de ahí fueron puliéndola hasta que llegaron al concepto de Ampar.

Finalmente, Ana Luis exhortó a los alumnos de la red a que la edad no sea un impedimento para que se animen a emprender, ya que pueden hacerlo en cualquier momento que lo decidan. Eso sí, que sea con la finalidad de aportar un beneficio a la comunidad donde se encuentran y sea innovador; eso “les traerá muchas satisfacciones en el futuro”.