Si estás pensando en mejorar tu calidad de vida, seguro que te has preguntado sobre la posibilidad de estudiar y trabajar de manera simultánea.

Quizá, en este momento tu trabajo te esté brindando los recursos que necesitas para sostener un hogar, pero es obvio que necesitas hacer algo más para poder acercarte al éxito.

¡Y tienes razón!

Si decides trabajar y estudiar simultáneamente, puedes empezar a desarrollar una carrera increíble que te ayudará a conseguir tus metas. Sin embargo, es obvio que hacer esto requiere mucho esfuerzo y es normal que dudes si serás capaz de lograrlo.

Por eso, en este artículo te daremos algunos consejos para que puedas estudiar y trabajar, además te diremos cuáles son los beneficios que obtendrás si lo haces.

 

  1. ¿Cómo estudiar y trabajar?

Por suerte, hay muchas cosas que puedes hacer para facilitarte la vida cuando emprendas esta prometedora tarea. Deja que te comparta algunas.

I. Ten un horario muy bien estructurado

Seguramente, esto es algo que ya te imaginabas, pero no por eso podemos dejar de mencionarlo.

No es un secreto: si quieres encontrar un buen balance entre el estudio y el trabajo tienes que organizar tu tiempo de forma tal que tengas tiempo para todo. Si no lo haces, es muy probable que te sientas agobiado muy pronto por todas las responsabilidades que tienes, especialmente si también eres responsable de tu familia.

Acostúmbrate a tener un calendario a la mano (Google Calendar o alguna otra app similar ayuda mucho) y a dejarte recordatorios anotados en algún sitio. Si tienes un smartphone, es muy fácil llevar un control de tus pendientes siempre y cuando formes el hábito de escribir lo que planeas hacer.

Además, una de las opciones que tienes es la posibilidad de cursar una carrera univesitaria de manera online.

Si estudias en línea podrás aprovechar mejor tu tiempo y, lo más importante, es que tu título tendrá la misma validez con la que cuentan los profesionales que egresan bajo el método tradicional.

II. Estudia algo que te guste

Elegir bien una carrera es vital para que seas capaz de mantener tu motivación intacta cuando las cosas se pongan difíciles. Tómate tu tiempo y elige algo que te atraiga.

Una buena forma de definir qué carrera es la ideal para ti es que trates de pensar en las habilidades que tienes y cómo puedes utilizarlas para hacer dinero. Usualmente, si somos buenos en algo nos termina gustando, así que aprovecha tu talento para motivarte.

Otra manera es que realices alguna prueba de aptitud vocacional que te ayude a decidirte.

Incluso, muchas universidades ofrecen el servicio y te ayudan a tener una guía a través de estos test de conocimiento y habilidades.

III. Intenta que tu carrera y tu trabajo estén relacionados

Es mucho más fácil estudiar y trabajar cuando el área en la que laboras y la licenciatura que elegiste son parte del mismo sector.

Por supuesto, esto de por sí tiene la ventaja de que te permitirá mejorar tu currículo y te dará habilidades que luego te ayudarán a ser un mejor profesional, pero lo más importante es que podrás utilizar de inmediato los conocimientos que aprendas en tus clases.

Esto no sólo hará que aprendas más fácilmente los temas de tu carrera, sino que te mantendrá interesado en ella y hará que sea más fácil mantenerte concentrado.

IV. Proponte metas a corto plazo

Es difícil que te mantengas enfocado y motivado si no sabes a dónde te diriges en todo momento, especialmente si piensas cursar una carrera que te tomará años terminar.

Por eso, siempre es bueno que te plantees metas a corto plazo como “estudiar una hora todos los días de esta semana”, “entregar todas las tareas del mes”, “llegar temprano al trabajo todos los días” o “practicar un deporte al menos un día a la semana”.

Estas cosas pueden sonar pequeñas, pero hacen una gran diferencia cuando les prestas atención ¡Te darás cuenta de eso de inmediato!

No te preocupes, hacer todo esto no es tan difícil como parece, simplemente requiere que seas un poco más disciplinado en tu día a día.

Dicho esto, siempre es bueno que tengas presente todos los beneficios que obtendrás si consigues mantenerte firme en tu decisión.

  2. ¿Por qué vale la pena?

Hay muchas razones por las que vale la pena esforzarte por estudiar y trabajar al mismo tiempo, pero sólo te mencionaré las 5 más importantes.

I. Aumentarán tus ingresos

Cuando finalices la carrera, tu perfil te permitirá ganar más dinero y, así, mejorar tus ingresos. Recuerda que el simple hecho de tener una licenciatura inmediatamente te permite tener un fuerte argumento para ir con tu jefe y pedirle un mayor salario.

De todas formas, si tu trabajo difiere mucho de tu licenciatura y conseguir un aumento no es posible, puedes conseguir un empleo mucho mejor pagado.

II. Conseguirás más oportunidades laborales

Como mencionamos antes, el hecho de graduarte te permite conseguir trabajos mejor pagados; pero los beneficios no se acaban ahí, ya que un empleo bien remunerado simplemente es la plataforma para llegar a cosas más interesantes.

¡Incluso puedas abrir tu propia empresa más adelante!

III. Te gustará más tu trabajo

Suponiendo que seguiste el consejo anterior y buscaste una carrera que se relacionaba con tu trabajo, estudiar será algo que sin duda te hará disfrutar mucho más lo que haces, puesto que podrás hacerlo mejor y especializarte en los campos que más te interesen.

IV. Te sentirás bien contigo mismo

Una de las mejores cosas de impulsar tus estudios académicos es que puedes sentir cómo tus capacidades mejoran y te conviertes en un profesional.

Además, ¡una vez que te gradúes estarás muy orgulloso de ti mismo! ¡Es una excelente sensación para ir a trabajar!

V. Serás un ejemplo para tu familia

Graduarte de la universidad no sólo te hará sentir mejor a ti, sino que logrará que tus seres queridos te vean como un ejemplo.

¡Te convertirás en una prueba viviente de que es posible salir adelante!

Haz un cambio en tu vida

Al final del día, decidir estudiar es algo que te ayudará muchísimo a mejorar tu estilo de vida y proyectar tu futuro hacia el éxito. Además, es muy probable que tus jefes se den cuenta de tu esmero por mejorar y te consideren para cosas más grandes o, incluso, te apoyen en tus estudios.

Sólo necesitas tomar una decisión, hacer una buena planeación y mantenerte motivado.

Si te gustó este artículo, tienes alguna duda o quisieras agregar algo a lo que dijimos, ¡déjanos un comentario! ¡Nos encantaría leer tu opinión!