Es normal sufrir pequeñas decepciones cuando somos adultos. Por ejemplo, una de esas cosas que puede frustrarte es fallar en tu intento de ingreso a la universidad que querías.

Sin embargo, eso está lejos de ser un problema imposible de resolver. Si tu plan es capacitarte y crecer personal y profesionalmente, aún te quedan muchas opciones atractivas y recomendables.

Si fallaste el ingreso a la universidad que tenías en mente, ¡deja de preocuparte! Sigue leyendo este artículo para que conozcas las mejores alternativas para ti.

A continuación, te hablaré sobre 6 cosas que puedes hacer si no lograste ser aceptado por la casa de estudio que planeabas.

1. Intenta ingresar a una universidad privada

Si tu objetivo era lograr el ingreso a una universidad pública y no lo pudiste cumplir, tu próximo paso debe ser investigar sobre las ofertas educativas de otras instituciones educativas.

Por suerte, las universidades privadas también brindan educación de calidad y, por eso, al estudiar en muchas de ellas te puedes convertir en un profesional muy calificado.

En este tipo de instituciones educativas encontrarás carreras atractivas y de gran tradición, como

  • Administración de Empresas.
  • Contaduría Pública.
  • Ciencias de la Educación.

En cuanto a las carreras de Contaduría Pública o la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, ambas están entre las 10 licenciaturas con mayor calidad de inversión en las universidades privadas, de acuerdo a estadísticas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Ahora que sabes que las universidades privadas son recomendables, es importante que sepas cómo identificar aquellas instituciones que son de calidad.

Por esa razón, presta atención a estas 3 características que debe tener una universidad para que sea considerada ideal para cursar una carrera universitaria.

I. Programas educativos actualizados

Cuando pienses en qué universidad escoger, intenta conocer bien los programas educativos que ofrecen.

Si sus planes de estudio combinan materias generales y específicas y, además, toman en cuenta la tecnología y las últimas tendencias laborales, se trata de una casa de estudio de calidad.

También es importante que elijas una universidad privada que incluya programas educativos avalados por el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE).

Otro aspecto necesario es que el título universitario y la licencia profesional que ofrecen las universidades deben ser certificados por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

II. Profesorado con experiencia y buena reputación

De nada vale que un plan de estudios sea muy bueno si quienes se encargan de desarrollarlos no están lo suficientemente capacitados.

Por eso, sólo toma en cuenta aquellas universidades que ofrecen un profesorado con experiencia y una muy buena reputación.

III. Vida extracurricular

Para que crezcas como persona de forma integral, una buena universidad te debe ofrecer más que un programa educativo de calidad.

También es importante que las instituciones educativas brinden esparcimiento a través de actividades deportivas, artísticas y culturales.

2. Investiga sobre el financiamiento educativo

Inscribirte en la universidad privada parece una gran idea, ¿cierto? Por esa razón, uno de tus próximos pasos puede ser investigar sobre financiamiento educativo.

Si tienes algún talento deportivo o artístico, te puede servir para optar por una beca en una de estas casas de estudio. De esa manera, te ahorrarás el dinero que piensas destinar para el pago de la carrera.

Además, también puedes buscar instituciones financieras, gubernamentales o educativas que realicen préstamos para estudios universitarios.

3. Aprende un idioma extranjero

Si fallaste el ingreso a la universidad que tenías en mente, es una buena oportunidad para que aprendas un idioma extranjero.

Es posible que durante la preparatoria no lograste dominar lenguas de otros países. Por eso, es importante que no le sigas dando largas al aprendizaje de un idioma foráneo.

Si dominas dos o más idiomas, contarás con muchas más oportunidades laborales e, incluso, podrías tener mejores salarios que la mayoría de las personas.

Un reportaje publicado en la página web del diario Excélsior, en el que se citan estadísticas del estudio Sorry: el aprendizaje del inglés en México, revela que hablar este idioma brinda ventajas salariales y aumenta las probabilidades de conseguir buenos empleos.

De acuerdo a esta investigación, la mayoría de las vacantes de trabajo que ofrecen más de 30 mil pesos al mes exigen el dominio del idioma inglés.

Acceder a un salario como ese te convertiría en un privilegiado. Según el IMCO, el ingreso promedio en el país es de 5,783 pesos mensuales.

4. Realiza algún curso

Aunque cursar una carrera universitaria siempre debe ser tu primera opción, no está mal que te tomes un tiempo para realizar algún curso que tengas en mente.

Cursos sobre escritura, lectura, pintura, oratoria, contabilidad o sistemas pueden ser de ayuda para el mundo laboral y para la licenciatura que estudiarás en el futuro.

En la actualidad, existen muchos cursos gratuitos que se pueden tomar de manera online. Este tipo de capacitaciones son dinámicas y te demandarán poco tiempo.

5. Realiza nuevas pruebas vocacionales

Fallar en tu intento de ingreso a la universidad es una oportunidad para que pienses mejor cuál es la licenciatura ideal para ti.

Para que disminuyas el riesgo de tomar una decisión equivocada, es bueno que realices nuevas pruebas vocacionales que te ayuden a aclarar tu mente.

Recuerda que antes de elegir una carrera debes tener muy claro cuáles son tus objetivos personales, preferencias, sueños y habilidades.

6. Busca un empleo

Estudiar y trabajar al mismo tiempo es difícil, pero no imposible.

Antes de intentar inscribirte en una universidad privada, es muy favorable que busques un trabajo para que puedas ayudar a tus padres a costear tus estudios o ahorres un poco de dinero.

Preferiblemente, intenta conseguir un empleo en una empresa relacionada a la carrera universitaria que esperas estudiar. De esa manera podrás conocer la dinámica de su mundo laboral.

Si tu inscripción en una universidad privada es inminente, puedes optar por un trabajo de medio tiempo que te permita dedicarle suficientes horas a tus estudios.

¡Ya sabes! Si fallaste el ingreso a la universidad que planeabas, puedes enfocarte en ganar experiencia laboral.

Eso sí, nunca dejes a un lado los estudios. Recuerda que las instituciones privadas también te ofrecen una educación de calidad y las carreras más atractivas.

¿Te pareció interesante este artículo? Si quieres compartir tu opinión o tienes alguna inquietud, ¡déjanos un comentario!