Estamos atravesando una fase muy importante de la historia de la humanidad: nos enfrentamos a diferentes retos de salud que hacen necesario que fortalezcamos nuestro sistema inmunológico y el de nuestros seres queridos.

La alimentación juega un papel muy importante en este reto y es por ello que decidimos hablar con una especialista en Nutrición para que nos dé algunos consejos que nos ayuden en nuestra vida diaria para mantener nuestras defensas altas.

Se trata de Rosa Ubaldo, quien es licenciada en Nutrición y participa como docente en la universidad ETAC campus Coacalco. Esta especialista nos dio algunas recomendaciones al respecto.

¿Por qué un especialista en Nutrición?

Primeramente, nos gustaría comentarte el quehacer de un licenciado en Nutrición, pues de esta manera verás por qué recurrimos a una profesional de este ramo para que nos diera consejos para mantener altas nuestras defensas.

Los licenciados en Nutrición conocen las necesidades alimenticias de los individuos, aplicando distintas técnicas y herramientas que les permiten evaluar su estado nutricional.

Los especialistas en esta carrera tienen diversas áreas de acción, entre las que podemos destacar:

  • Comedores industriales, haciendo mancuerna con los licenciados en Gastronomía para poder brindar a sus comensales excelentes opciones de alimentos.
  • Hospitales, verificando que el tipo de alimentación se adecue al individuo según sus patologías o ciertas condiciones que podrían exigirle precauciones con algunos alimentos.
  • En el área clínica, en caso de que el individuo haya desarrollado algún tipo de padecimiento cuyo tratamiento implique un tipo de alimentación (ejemplo: diabetes).
  • Brindando consultorías de atención nutricional. Por ejemplo, si una persona decide correr un maratón debe tener una dieta específica que prepare su cuerpo para este gran acontecimiento

Ahora que conoces a los retos que se enfrentan los licenciados en Nutrición, abordaremos los consejos para mantener nuestro sistema inmunológico fuerte.

licenciatura en Nutrición

Vigilar las características de los alimentos

Nuestra alimentación debe mantener ciertas características:

Cantidad y calidad de los ingredientes

Es decir, que los alimentos aporten la cantidad de energía requerida para que nuestro organismo funcione de manera adecuada. Es importante comentar que el requerimiento calórico varía de persona a persona, y se basa en aspectos como la edad, el peso, el sexo y el tipo y cantidad de actividad física.

Asimismo, es vital que consumamos alimentos de calidad. No es lo mismo que consumas una hamburguesa con papas que compres ya hecha, a que la hagas en tu casa, donde sabes qué tipo de carne vas a consumir y donde tienes verduras frescas y limpias.

Verificar que la dieta sea equilibrada

Es importante que los alimentos se incluyan en proporciones adecuadas y para ello nos podemos apoyar de la pirámide alimenticia.

En la base de la pirámide podemos encontrar los alimentos que podemos consumir con alta frecuencia (frutas, verduras, cereales). En la parte intermedia está el grupo de las proteínas (carnes magras, pescados, huevos) y, en el área superior de la pirámide, los alimentos que debemos de consumir de manera controlada (grasas, aceites, dulces, etc.).

Eso también va de la mano de las necesidades nutricionales de las personas, según la edad y estilo de vida. Y para que sea una alimentación completa, cada comida debe contener la mayoría de los grupos alimenticios.

Como comentario adicional es importante saber que la necesidad alimentaria de un adulto y la de un niño es totalmente diferente, por ello no debemos forzar a los niños a comer lo mismo que un adulto.

Inocua

Vigilar siempre que los alimentos que vamos a consumir estén limpios. Debemos adquirir ciertos hábitos como:

1.   Lavar con agua y jabón las frutas y verduras siempre que llegamos a casa

2.   Recordar que las hierbas no sólo tienen que ser lavadas, sino que también las tenemos que desinfectar antes de almacenarla

3.   Guardar las proteínas en la parte inferior de nuestro refrigerador o congelador para que el goteo de líquidos o sangre no contamine los demás alimentos

4.   Eliminar la contaminación cruzada (tener utensilios distintos para alimentos que se consumen crudos y para las carnes).

5.   Mantener siempre limpios nuestros utensilios, sartenes, cocina y el lugar donde comemos.

Mantén la hidratación

Algunas veces olvidamos que nuestro cuerpo es 70% agua y no consumimos suficiente líquido.

Estos ayudan al correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que es fundamental en el transporte y distribución de nutrientes, nos ayudan a regular nuestra temperatura corporal, a eliminar toxinas y son parte importante del funcionamiento digestivo.

De manera general es recomendable consumir ocho vasos de agua natural al día. Si el agua pura no te gusta, puedes optar por agua con algún sabor (y sin azúcar).

Cuida los alimentos que consumes

Es importante, además de cuidar la frescura de los alimentos, leer bien sus etiquetas, pues en ocasiones no sabemos qué estamos consumiendo.

También debemos conocer si tenemos algún tipo de alergia, ya que podemos comprometer las vías respiratorias. Hay algunos casos tan graves que incluso pueden cerrar las vías respiratorias.

Asimismo, es útil saber si somos intolerantes a algún tipo de alimento que nos pueda generar sarpullido, diarrea u otras molestias.

Tomemos en cuenta que, si tenemos familiares (bien sea directos o en segundo o tercer grado) con algún padecimiento como diabetes o hipertensión, ello podría incidir en nuestra propensión a las mismas condiciones. En tal caso, es primordial cuidar los alimentos que incluimos en nuestra dieta.

Recuerda que la alimentación influye en el bienestar de nuestro cuerpo y condiciona muchos aspectos de la calidad de vida.

Si quieres adquirir más conocimientos sobre temas de nutrición, no olvides dejes de leer la siguiente infografía sobre esta interesante profesión: