Algunas frases que al inicio de la pandemia por COVID-19 escuchamos por parte de nuestros alumnos de todos los niveles educativos eran: ¡no quiero en línea! o ¡no puedo!

El desapego de una educación tradicional ha causado en todos los miembros de la comunidad estudiantil cierto hartazgo por haber adoptado la digitalización y el uso de medios y plataformas educativas para la impartición y adquisición de conocimientos.

Pero cada vez más nos damos cuenta que la tecnología llegó para quedarse y nosotros para tomarla como aliada, dándonos la oportunidad de poder ser un agente de cambio.

El esfuerzo se ha multiplicado para que ahora a través de una pantalla los profesores den su máximo rendimiento al impartir sus clases y los alumnos de acuerdo al ambiente de cada uno adquieran sus conocimientos.

Tendríamos que preguntarnos ahora: ¿cómo ese binomio pone de su parte para seguir adelante y para seguir aprendiendo cada día más?

Enfrentar los retos, te forma como un agente de cambio

¿Has notado que ahora tu familia está más cerca de tu profesionalización? Ellos ven el gran esfuerzo que realizas al conectarte diario a cada una de tus clases.

Si eres padre de familia, tus hijos, esposo, esposa o tutores conocerán más de cerca el esfuerzo que cada día haces por seguirte preparando y mostrarles que puedes.

Ya es risorio que pase el señor de la basura, los tamales y tus familiares riendo o hablando, mientras tú tienes que prender tu cámara o hablar, tratando de captar todo lo que dice el profesor o la participación de tus compañeros.

Los conocimientos y la calidad no se pierden, sólo se transformaron con la era digital y el esquema en seguir formándonos profesionalmente a nivel bachillerato, licenciatura y posgrado.

Lo que te puedo decir es que esto debe y tiene que pasar, es un reto que nos ha venido a plantear una nueva forma de abordar todas las esferas de convivencia; pero no por eso dejemos que nos aparte de seguir trabajando para alcanzar nuestras metas.

Es mejor abrazar las cosas buenas que esta pandemia te ha dado:

  • Te ha permitido desarrollar más habilidades,
  • convivir más tiempo con la familia,
  • conocer plataformas digitales para seguir con tus estudios,
  • no dejaste de comunicarte con nuestros familiares y amigos,
  • enfrentaste el reto y aprovechaste las oportunidades para salir adelante.

Usemos la tecnología como la mejor aliada y amiga para seguir nuestros sueños, así como para saber y fomentar los cimientos de tu vida profesional y laboral. No lo pienses más, planea metas académicas, a corto, mediano y largo plazos.

¿Te imaginas siendo un licenciado en Enfermería, Nutrición, Derecho y Ciencias de la Educación?, y en todas esas profesiones que tocan la sociedad e impulsan a seguir adelante con el valor de la ayuda y la esperanza de nuestra sociedad.

Tal vez podrías estar terminando una maestría o doctorado y teniendo una gran movilidad laboral y personal. ¿Ya te visualizaste?

¡No nos congelemos en un periodo que quedará para el recuerdo! Seamos un agente de cambio, motivemos a los que nos rodean a seguir con sus planes y alcanzar sus metas; estoy seguro que se harán realidad.

 

Autor: Alan Israel Flores Santillán, director académico en Universidad ETAC campus Coacalco