En algún momento de la vida, los jóvenes se preguntan: “¿Por qué seguir estudiando?”. Para responder esta pregunta vale la pena recordar que desde que un hijo nace, los papás suelen estar pensando y buscando la mejor escuela de acuerdo a sus posibilidades, también piensan en diversas actividades para desarrollar las habilidades de los menores.

Lo único que buscan es que los hijos tengan la oportunidad de seguir estudiando y cuenten con aptitudes para adaptarse a la vida y que les vaya mejor.

Desde muy pequeños buscan enfatizar la importancia de estudiar, poner atención y aprovechar la escuela, pero la realidad es que muchos no lo entendemos por qué seguir estudiando hasta que somos adultos, y quizá no todos.

Por ello, es importante recordar lo que nos decían los papás y los maestros: estudias el Preescolar, la Primaria, la Secundaria, la Preparatoria y la Universidad y después te consigues un buen trabajo para vivir plenamente.

Pero hoy la realidad es otra, por lo que todo empieza con la elección de la escuela. Y, sí, debemos detenernos a pensar en cuál institución debemos estudiar y por qué.

¿Cómo elegir una escuela?

A veces tenemos el sueño de que sea en una u otra escuela, por nuestros padres o hermanos, pero en realidad de la educación Media Superior y Superior es que debemos analizar las opciones que tenemos cerca de nuestra casa, pensar en el tiempo de traslado, el tiempo para hacer las tareas, para descansar, en el tráfico, la seguridad. Pero no sólo eso, también es necesario considerar el Plan de Estudios.

En mi experiencia como estudiante y como profesional, lo mejor es buscar una escuela cercana (pública o privada), con docentes comprometidos y el mejor ambiente para aprender.

Ventajas de estudiar en una escuela privada

Sin embargo, entre las ventajas de una escuela privada está el hecho de que al pagar por un servicio educativo podemos exigir su calidad, pero no lo confundamos con exigir una calificación sino calidad académica.

Entonces, la inversión económica compensará la inversión de tiempo y gastos de traslado y alimentos que se realizan al acudir a la escuela; incluso sin considerar que tengas suficiente tiempo para dedicar a tus tareas o alguna otra actividad, tiempo de esparcimiento y descanso físico y mental necesarios para tu beneficio integral.

Importancia de no dejar de estudiar

Pero también piensa en qué ocurre cuando ya terminaste de estudiar la Preparatoria y la Universidad; todo parece felicidad al haber encontrado el trabajo de tus sueños. Y entonces notas que la acción de estudiar no ha terminado, que la competencia laboral es muy dura y que entre más preparado estés mayores posibilidades de triunfo tendrás.

Frente a lo anterior debemos recomendarte que aproveches todos los cursos, las capacitaciones y los diplomados que puedas cursar.

También, en cuanto te sea posible, elige un Posgrado que fortalezca tu vida profesional, ya que te brindará más posibilidades de encontrar un trabajo bien pagado.

A la pregunta ¿por qué seguir estudiando?, te decimos que recuerdes que siempre necesitamos seguir actualizándonos, pues el conocimiento nunca para y constantemente habrá algo nuevo que aprender.

Escrito por: Ana María Vázquez Cano. Directora de Bachillerato y Coordinadora de Posgrado en Universidad ETAC, Campus Chalco.

También te puede interesar: Dejar de estudiar no es una opción; la opción es obtener un plan de financiamiento.

Powered by Rock Convert