El mundo de la formación profesional está en constante renovación y evolución, y la carrera de Ciencias de la Educación es una prueba de ello.

Una de las ventajas de estudiar Ciencias de la Educación es que esta licenciatura, lejos de quedar obsoleta, se adapta sin problemas a los cambios que plantea el mundo, la transformación digital y la oleada tecnológica.

Para que comprendas mejor cómo será este apasionante campo académico y profesional en el futuro, en las siguientes líneas explicaremos las clases de innovación que se aplican en el universo educativo y las áreas de aprendizaje emergentes para sus alumnos y estudiantes.

¡Sigue leyendo!

Tipos de innovación educativa

Para comprender y saber qué es Ciencia de la Educación, debemos analizar los tipos de innovación que se aplican en el ámbito académico de manera metodológica y práctica. Específicamente, existen 3 tipos:

Innovación disruptiva

Es aquella innovación que tiene la capacidad de impactar todo el campo educativo, proponiendo una evolución lineal de los métodos, técnicas y procesos de enseñanza y aprendizaje.

Su característica principal es que supone un cambio drástico y sustancial. Además, estas modificaciones o mejoras son permanentes e impactan de forma directa la manera en que se desenvuelven los actores de la comunidad educativa, es decir:

  • Profesores
  • Directivos
  • Pedagogos
  • Alumnos

Cabe destacar que la innovación disruptiva puede llevarse a cabo tanto en una institución en específico como a nivel general, como parte de una iniciativa del Estado, la sociedad y los representantes del ámbito académico.

Innovación revolucionaria

Se trata de un tipo de innovación educativa que aplica nuevos paradigmas en el proceso de enseñanza, así como cambios fundamentales; pero no puede considerarse una reingeniería o modificación general.

Su aporte es realizar mejoras sustanciales en áreas determinadas e, incluso, sustituir métodos y técnicas.

Innovación incremental

Consiste en la implementación de cambios puntuales de los componentes o bases de una estructura educativa ya establecida.

Su función es mejorar de manera específica alguna metodología o proceso, así como cualquier otro elemento que forme parte del ámbito educativo.

A su vez, la innovación incremental va de la mano del concepto de mejora continua, que propone cambios que alteran diferentes elementos de los proyectos de evolución educativa para incrementar la efectividad y el alcance.

Resultan muy interesantes estas formas de innovación, ¿cierto? Por suerte, una de las ventajas de aprender más sobre las ciencias educativas es que las conocerás mucho mejor y, sobre todo, aprenderás a aplicarlas de manera coherente, organizada y sustentable.

Además, si decides cursar la licenciatura en Ciencias de la Educación para mejorar tu perfil laboral y acceder a mejores oportunidades, te nutrirás de muchas de las áreas de aprendizaje de la educación el futuro.

¡Conócelas en la siguiente sección!

Nuevas áreas de enfoque de las Ciencias de la Educación

Como mencionamos algunas líneas atrás, las Ciencias de la Educación no corren el riesgo de quedar obsoletas y, en cambio, siguen siendo fundamentales para las sociedades.

Y es que las tecnologías y áreas de evolución no amenazan el trabajo de los profesionales en la educación. De hecho, lo potencian y brindan herramientas para ampliar el campo de acción y mejorar los resultados.

En la actualidad, los programas académicos de esta licenciatura de mayor calidad contemplan materias relacionadas con la tecnología y los nuevos medios para impartir conocimientos. Se espera que en el futuro la inclusión de las mismas abarque todos los planes curriculares.

En general, el mundo de hoy demanda que la preparación para los maestros evolucione a programas mucho más integrales, que vayan más allá de los conocimientos metodológicos, pedagógicos y filosóficos.

También es necesario que la capacitación tenga un enfoque especial en la investigación, pues es a través de ella que se pueden realizar hallazgos y conclusiones que permitan mejorar los procesos de enseñanzas y satisfacer las necesidades educativas de las nuevas generaciones y del país en general.

Tomando en cuenta todo esto, a continuación hablaremos de forma específica sobre algunas de las cosas y aspectos que enseñará la carrera de Ciencias de la Educación en el futuro.

Educación virtual

Sí, en la actualidad muchos planes de estudio de la carrera de Ciencias de la Educación contemplan este valioso campo de conocimiento.

Y es que la educación virtual es una realidad. En las grandes universidades del país se imparten carreras tradicionales y con gran demanda de forma online.

Sin embargo, este método educativo tiene un amplio margen de crecimiento, y nuevas instituciones lo comprenderán e incluirán como parte de sus programas de formación de profesores.

Además, la educación virtual en sí está en constante evolución, y en el futuro podría incluir nuevas prácticas, elementos y métodos que podrás aprender en los próximos años si te apuntas a la carrera de Ciencias de la Educación. Entre estos se encuentran:

Realidad virtual

La realidad virtual no es más que una interfaz que crea un ambiente virtual, que a su vez recrea la realidad.

A través de efectos táctiles, visuales y sonoros, esta tendencia tecnológica le hace sentir al usuario que realmente está en un determinado lugar o realiza una actividad.

Aunque esta tecnología se aplica principalmente en los juegos, la realidad es que está abarcando muchas áreas, y una de ellas es la educación.

Por ejemplo, en el futuro los estudiantes de carreras relacionadas con las ciencias médicas podrían “pasear” dentro del cuerpo humano, gracias a la realidad virtual, para conocerlo a fondo de manera interactiva, dinámica y efectiva.

A través de esta tecnología también es posible “transportarse” a una región remota e, incluso, a alguna época o evento histórico.

¡Sorprendente!

Personalización

El análisis masivo de data, conocido como Big Data, también está penetrando en el mundo de la educación.

Esta tendencia se aplica en las empresas para basar sus operaciones y decisiones en el estudio de informaciones y datos sólidos, lo que incrementa los niveles de eficacia.

En las instituciones académicas, esta tecnología puede aplicarse para conocer mejor a sus alumnos a través del análisis de sus búsquedas e interacciones en Internet, para así optimizar y personalizar los procesos educativos virtuales.

Educación colaborativa

En los métodos de enseñanza tradicionales es común ver intercambios entre universidades y diferentes proyectos colaborativos, que tienen como finalidad brindar una mejor capacitación a los alumnos.

Es muy posible que en los próximos años esta práctica también abarque la educación virtual. Esto sería posible gracias a la interconectividad y diferentes tecnologías que permiten que sistemas y plataformas diferentes trabajen de manera unificada y se comuniquen entre sí.

Desarrollo de habilidades blandas

Conforme cambian las demandas del mundo empresarial hacia los trabajadores y profesionales, la carrera de Ciencias de la Educación adopta nuevas áreas de enseñanza y especialización.

A raíz del auge tecnológico y la transformación digital, muchas tareas tradicionalmente manuales se han sustituido por sistemas automatizados, plataformas de gestión e, incluso, robots.

Es por ello que las compañías ya no se centran en la captación de trabajadores hábiles en el trabajo manual, sino en aquellos con capacidades relacionadas con la creatividad, el liderazgo y la inventiva, que sepan aprovechar los recursos tecnológicos para mejorar los resultados.

Debido a esto, resulta conveniente enseñar a los profesores y capacitadores del mañana sobre técnicas y metodologías que permitan desarrollar estas habilidades en los jóvenes y adultos.

En sí, estas habilidades se conocen como “blandas”, que son aquellas asociadas con las relaciones interpersonales, las actitudes, el liderazgo y cualidades que forman parte de la naturaleza y personalidad de cada individuo.

Esto representaría un cambio de paradigma, ya que tradicionalmente la educación se ha enfocado en enseñar sobre aspectos teóricos, prácticos y metodológicos, dejando en segundo lugar esta clase de cualidades.

Con esto no queremos decir que los conocimientos técnicos dejarán de ser importantes. Simplemente, es posible que en la educación del futuro no abarquen la gran mayoría de los programas académicos, sino que exista un equilibrio entre ellos y las habilidades blandas.

Enfoques de investigación modernos

Sin duda, la investigación es una de las áreas de enfoque tradicionales de la carrera de Ciencias de la Educación.

Los mejores programas curriculares de esta licenciatura la toman en cuenta e, incluso, contemplan materias exclusivas sobre ésta, como es el caso de Metodología de la Investigación.

Sin embargo, los objetivos de estudio de esta cátedra pueden cambiar en los próximos años, migrando a enfoques adaptados a las inquietudes y necesidades de las sociedades contemporáneas.

Entre otras cosas, la investigación tecnológica puede abrirse paso como uno de los factores de aprendizaje de la carrera de Ciencias de la Educación.

Este tipo de investigación se ocupa de descubrir y desarrollar nuevos conocimientos que puedan ser dirigidos a aplicaciones prácticas para la creación e innovación de recursos y elementos tecnológicos.

También, tiene la misión de identificar necesidades y demandas a la sociedad que pueden ser resueltas a través de la innovación tecnológica y el desarollo de diferentes programas, dispositivos y sistemas.

Incluso, los educadores pueden realizar investigaciones enfocadas en descubrir la percepción de los jóvenes sobre los procesos de enseñanza virtuales, para así detectar oportunidades de mejora y deficiencias por corregir o solucionar.

Liderazgo corporativo

Otra tendencia que experimenta la carrera de Ciencias de la Educación es la inclusión el liderazgo corporativo.

En la actualidad, los programas académicos de calidad ya contemplan materias asociadas con esta área, entre ellas Desarrollo de Habilidades Directivas.

Esto demuestra que en el futuro el perfil de egreso de los educadores tendrá un perfil gerencial, por lo que serán mucho más eficientes a la hora de gestionar proyectos y buscar determinados resultados.

También, esta área de enfoque permitirá que los licenciados en Ciencias de la Educación del mañana puedan mejorar estructuralmente las instituciones, desde el punto de vista organizacional y estratégico.

También los ayudará a participar eficazmente en proyectos de expansión de instituciones educativas que apuesten por un gran alcance, como las redes de universidades, por ejemplo.

¡Muy bien! Ya sabes cuál es el panorama del futuro de la carrera de Ciencias de la Educación.

Además de garantizarte una capacitación de calidad y profunda, relacionada con áreas de innovación apasionantes, esta licenciatura puede garantizarte un gran salario y la calidad de vida que siempre has deseado para ti y tu familia.

De hecho, en la actualidad Ciencias de la Educación es una de las 20 carreras mejor remuneradas en el país, de acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

La media salarial de los egresados de esta licenciatura supera los $11,000 pesos al mes, mientras que el ingreso promedio en México es inferior a los $7,000.

Además, el 25% de los educadores percibe un salario superior a los $14,000 y aquellos que cuentan con posgrado disfrutan de una media de ingresos de más de $13,500.

Gracias a este nivel de ingresos, entre otras cosas, el IMCO califica como “excelente” la calidad de inversión en el estudio de la carrera de Ciencias de la Educación, que además presume de una sorprendente tasa de ocupación.

Y es que el 98% de sus profesionales desempeña un empleo en la actualidad. Esta estadística supera a la tasa de ocupación general de México (96.6%).

¡Ya sabes! Si quieres aprender sobre temas y áreas innovadoras y valiosas, y además contar con atractivas y abundantes oportunidades de trabajo, ¡estudia la carrera de Ciencias de la Educación!

A la hora de elegir una institución para cursar esta licenciatura, en caso de que así lo desees, procura que aborde algunas de las áreas modernas de la educación que mencionamos anteriormente.

También, es indispensable que el programa educativo cuente con el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE), entregado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) a aquellos planes actualizados y de calidad, que realmente garantizan una formación adaptada a estos tiempos.

Para que puedas estar al tanto de nuevos contenidos relacionados con la licenciatura en Ciencias de la Educación y otras alternativas de capacitación profesional atractivas y apasionantes, ¡no olvides suscribirte a nuestro newsletter!